lunes, 4 de enero de 2016

Confesión de amor

Y pensar que quise sentir de nuevo como la primera vez, pero fui presa del recuerdo, del miedo y las miles de razones que me diste alguna vez para desconfiar del amor que profesas
Y entonces por segunda vez noto en ti el narcisismo personificado porque al final tus promesas siempre fueron vacías y tus mentiras camuflageadas en esfuerzos que eras tan débiles como el odio que te tengo.
Vuelves a dejar heridas abiertas recuerdos hirientes y palabras mezquinas rondando mi mente y sigo anhelando por segunda vez un amor falso que jugó siempre a tu conveniencia...
Amor de mi vida me has herido de nuevo hiriendo mi alma y te vuelves a ir y te ciegas intencionalmente para no ver lo que significó para mí 
Amor de mi vida te has llevado la esperanza y fuerzas que algún día tuve para creer en el amor y vuelves a llevarte La Paz y la felicidad que había logrado construir como escudo ante la vida después de tu primera partida...
Y lo peor es que aún así no puedo odiarte 
En esta casa hay susurros moribundos de corazones rotos por gente que juega a amar con reglas propias que les convienen más que al oponente...
Tantas ideas sueños y esperanzas muertas con un frío adiós
Y lo peor es que nunca sabrás cuánto significas para mí te llevaste mi alma y me desarmaste 
Pero esta vez no construiré un escudo simplemente dejaré mis heridas al aire para que nadie logre tener acceso a este corazón que aún te ama y te amara así nunca lo llegues a saber...